¿Por qué atacan, difaman, censuran y discriminan a Bandera Vecinal?

436

Gabriel KlosterNuevamente, al momento de ponerme a escribir un editorial debo recurrir a las enseñanzas de Juan Domingo Perón. Comentaba el General durante una conferencia el 21 de agosto de 1947:

“Yo no he de olvidar jamás una lección que recibí cuando aún era un niño. Discutía con una persona mayor sobre la veracidad de cierta afirmación por haberla leído en un diario. Esa persona tenía un perro al que llamaba León. ´Mire amigo´ –me dijo-, y dirigiéndose al perro lo llamó ´León león león´, y el perro vino. ´¿Ha visto? ´ – me dijo- ´Le digo león y viene, pero no es león, es perro´.

“Este consejo quiero transmitirlo a todos los argentinos de buena fe, porque he descubierto que en estos momentos hay muchos hombres de mala fe que desean engañar a la opinión pública con fines generalmente inconfesables.

“Me he de tomar el trabajo de ser yo mismo quien informe a la opinión pública, a fin de evitar que la cizaña de esos malos sembradores invada el campo de la verdad y los buenos argentinos sean inducidos a caer en el error de buena fe”.

El pasado 14 de julio, Bandera Vecinal participó en la Casa Rosada del encuentro “Mesa de Juventudes Políticas Partidarias” convocado por el Jefe de Gabinete, Lic. Marcos Peña, y el Subsecretario de Juventud de la Nación, Pedro Robledo. En representación del Partido, concurrió al evento el Jefe de Juventud acompañado por quien esto escribe. Mucho se ha dicho, escrito, mentido y polemizado sobre este encuentro. Creo, por lo tanto, que como uno de los protagonistas y siendo blanco, además, de varias calumnias y difamaciones, tengo el deber de relatar cómo fueron los hechos.

Varios días antes del encuentro, Pedro Robledo anunció la convocatoria públicamente con el objetivo de debatir, entre otros temas, la derogación definitiva del Servicio Militar Obligatorio. Al enterarse de dicha convocatoria, el Jefe de nuestra juventud se comunicó vía mensaje de texto con Robledo haciéndole saber nuestra intención de participar. El mismo Robledo llamó por teléfono a nuestro representante disculpándose, en primera instancia, por no habernos invitado antes, e informándole luego el lugar, horario y temario a tratar.

Llegado el día, entramos a la Casa Rosada, nos anunciamos en la mesa de entrada e ingresamos al lugar de la reunión guiados por uno de los colaboradores e Robledo. El encuentro se realizó en un clima muy cordial y ameno. Participaron también de a mesa los referentes de diferentes fuerzas políticas como el Partido Justicialista, la Unión Cívica Radical, el PRO, el Partido Socialista, la Coalición Cívica ARI, el Frente Renovador, el Movimiento Popular Neuquino, el Partido Fe, el partido GEN, el Partido Proyecto Sur, Confianza Pública, Compromiso Federal, Unión por Córdoba, entre otros. Además, estuvieron presentes el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, y la Ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley. Entre los temas tratados, estuvo la implementación del Boleto Estudiantil y la instauración de la Boleta Única Electrónica para las próximas elecciones.

El Partido coincidió en la necesidad de avanzar con esos proyectos. En cuanto al debate sobre el Servicio Militar Obligatorio, Bandera Vecinal fue la única fuerza que sostuvo la necesidad de reinstaurarlo, pero bajo un nuevo modelo moderno y socialmente integrador. Asimismo, reclamamos que sea la ciudadanía quien defina la cuestión a través de la convocatoria a un plebiscito popular, realizado de manera conjunta con los comicios del año que viene.

Al culminar el encuentro, se tomó una fotografía grupal y se intercambiaron saludos. Vale aclarar que en todo momento nos presentamos como Nacionalistas e integrantes del partido Bandera Vecinal. Como es natural, el Partido emitió un comunicado informando la participación de dos de sus dirigentes en el evento. El mismo fue replicado en las cuentas oficiales de Facebook y Twitter. Evidentemente, la participación democrática del Nacionalismo en un evento convocado por un gobierno que se dice pluralista molestó a ciertos sectores que salieron a atacar al Partido y al propio Robledo, acusándolo de haber invitado a “neonazis” a la Casa Rosada.

El Subsecretario de Juventud de la Nación, en vez de tomar una actitud honrada y defender una postura coherente de, por ejemplo, “reconozco que los invité, yo no coincido con ellos, pero en una democracia se deben escuchar todas las voces, y todos los partidos tienen derecho a participar”, mostró su cobardía desmintiendo infantilmente la invitación.

Entre otras burdas mentiras, Robledo llegó a decir el absurdo de que nos habíamos “colado” en la Casa de Gobierno. Desde ya, la cuestión generó un gran revuelo en las redes sociales, en el ambiente político y periodístico. Distintos medios reflejaron la noticia. Varios de nuestros referentes fueron entrevistados por gran cantidad de periodistas.

Casi todo el arco político mantuvo un discurso único en referencia a Bandera Vecinal: que es un partido “nazi”, que tiene que “ser aislado” y que “no puede participar en política” porque a ellos no les gusta el Nacionalismo.

Esto nos muestra con claridad quién es quién en Argentina.

Quiénes son los que hablan y declaman en nombre de la democracia, y después salen a pedir la prohibición y el aislamiento de un Partido legalmente constituído y habilitado por la Justicia, que jamás reivindicó ninguna teoría “nazi” o “neonazi”, y que es Nacionalista Argentino con mayúsculas.

Y quiénes, como Bandera Vecinal, somos los que realmente aportamos a la democracia participando de debates, encuentros, elecciones y respetando todas las voces y pensamientos.

Nuestra ideología es el Nacionalismo y nuestra Línea Histórica es San Martín, Rosas y Perón. Poseemos, asimismo, un espíritu vecinalista, porque el partido se formó con ciudadanos participantes de los cacerolazos populares de los años 2012 a 2014. Desde Bandera Vecinal rechazamos cualquier tipo de doctrina extranjera, racista o antisemita. Sólo basta con leer nuestras propuestas.

Nuestros dirigentes, empezando por Alejandro Biondini, no están investigados por causas de corrupción y no han sido parte de ningún gobierno. No nos hemos enriquecido ilícitamente en la función pública, no tenemos empresas offshore, ni cuentas millonarias en el extranjero, ni millones en cajas de seguridad, ni talleres clandestinos, ni vínculos con el narcotráfico. No estamos involucrados con crímenes mafiosos, ni recibimos dinero sucio, ni nos levantamos en armas contra un gobierno constitucional, ni asesinamos a compatriotas.

Lo repito: tanto el oficialismo como la oposición, la izquierda, el centro y la derecha, que fingen que se pelean, mantienen el mismo discurso difamatorio y los mismos etiquetamientos falsos hacia Bandera Vecinal.

Y esos etiquetamientos de “nazi”, “neonazi”, etc. no son nuevos en el país, lo mismo le ocurrió al entonces Coronel Perón. Durante la campaña presidencial de 1946, la Unión Democrática (rejunte de radicales, conservadores, socialistas, comunistas y socialdemócratas encabezados por el embajador norteamericano Braden) tenían como lema de campaña “Contra el nazi-fascista de Perón”. Al día de hoy todavía dicen varios que Perón “era nazi”.

Resulta que para ciertos sectores, cualquier persona o movimiento que sostenga ideas Nacionalistas, en  defensa de la Patria y del Pueblo, es tratado de “facho” o “extremista”.

En definitiva, ¿por qué atacan, difaman, censuran y discriminan a Bandera Vecinal?

¿Porque es “nazi”? No,  porque no lo somos y no existe ningún fundamento que dé validez a esa acusación.

Los representantes de la antipatria y sus mercenarios a sueldo atacan, difaman, censuran y discriminan a Bandera Vecinal porque queremos una Patria fuerte, justa, libre y soberana.

Porque planteamos la Independencia de todo tipo de dominación extranjera y de cualquier imperialismo.

Porque proponemos la investigación de la escandalosa deuda externa y la derogación de todo injusto tratado que signifique la pérdida de soberanía.

Porque proponemos poner fin a los fueros y beneficios a los funcionarios públicos, e investigar y castigar todos los casos de corrupción.

Porque desde nuestros medios de prensa investigamos y denunciamos casos de corrupción de todos los sectores políticos.

Porque proponemos penas más duras para el delito de corrupción en la función pública, como así también para asesinos y violadores.

Porque queremos un combate total contra el narcotráfico y la droga.

Porque proponemos el rearme de las Fuerzas Armadas, como pilar fundamental en la defensa de nuestra soberanía y nuestros recursos naturales. Y, en ese marco, el regreso del Servicio Militar Obligatorio.

Porque planteamos el crecimiento de la industria nacional, para cortar con la dependencia con el extranjero y darle más y mejor trabajo a los argentinos.

Porque proponemos priorizar en el Presupuesto Nacional la educación, la salud y la obra pública.

Porque proponemos que nuestros jubilados reciban una jubilación digna, con los mismos haberes que la población en actividad

Porque queremos sueldos dignos y justos para los trabajadores.

Porque defendemos la Vida y los Derechos Humanos, en oposición al aborto y la cultura de la muerte.

Porque planteamos la criminalización de la usura, y la nacionalización de los resortes fundamentales de la economía.

Porque proponemos eliminar el injusto impuesto a las ganancias y por el contrario instaurar el impuesto a la renta financiera y a los juegos de azar.

Porque planteamos la defensa de la soberanía, tanto en el sector continental como también en nuestro sector antártico y en las Islas Malvinas.

Éstas son nuestras principales propuestas nacionalistas, populares, auténticamente revolucionarias y profundamente democráticas.

En Bandera Vecinal no estamos en política para enriquecernos, para hacer negociados, o por vanidad. Tampoco estamos para agradar a la denominada “clase política”, verdadera banda, salvo honrosas excepciones, de delincuentes, corruptos y traidores. Ni para acomodar nuestro discurso o nuestra predica en pos de conseguir la bendición de los medios de comunicación que, salvo también honrosas excepciones, sólo persiguen el dinero, el favor político y el negociado.

Por el contrario, nuestro compromiso es con el Pueblo Argentino. Y en este sentido, quiero agradecer en nombre mío y de Bandera Vecinal a los miles de apoyos que hemos recibido de diferentes compatriotas en estos días.

Como dijera el Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas: “Llegará el día en que desapareciendo las sombras sólo queden las verdades, que no dejarán de conocerse por más que quieran ocultarse entre el torrente oscuro de las injusticias”.

Editorial publicado en la edición Nº 11 de Bandera (Agosto 2016)

2 Comentarios

  1. Al final terminan haciéndoles un gran favor, verán el crecimiento del número de militantes.
    Saludos desde Potosí.
    Bolivia
    Florencio Campos

  2. estimados
    me parece correcto que los hayan invitado como que inviten al partido comunista; de excluir, debería hacerse con uds y quienes reivindican al bolchevismo en todas sus variantes.
    ahora si bien las posturas de Bandera Vecinal no podrían definirse como nazis los antecedentes de Biondini lo acercan a esa postura: quiso legalizarse tiempo atrás como partido Nacional Socialista Argentino; luego ya como partido nuevo triunfo pidió la esvástica como símbolo. El saludo romano si bien no es exclusivo del nazismo fue usado por sus aliados fascistas y falangistas
    Saludos

Dejar una respuesta